Sobre mí

Aquí me tenéis, soy Carlos, pero en casa me llaman Kako.

De ahí la K de mi estudio.

He llegado hasta aquí por las sensaciones que me provoca ver álbumes de fotos cuando era pequeño. Me invade una especie de felicidad melancólica, incluso cuando son fotos anteriores a mi nacimiento.

El poder escudriñar el pasado, repasando cada rincón de la foto, me apasiona.

Ahora disfruto haciendo fotos. Me gusta pensar que alguien las observará incrédulo preguntándose cómo éramos. Me considero multidisciplinar. Cualquier momento detrás de la cámara se vuelve interesante. En realidad, me lo paso muy bien. Disfruto viviendo momentos familiares que transcienden generaciones o documentando un evento empresarial. Busco el momento y lo detengo.

Hoy en día se imposta mucho como somos, pero si tienes la paciencia suficiente, a todos se nos cae la máscara. Ese es el momento. Ahí es donde mostramos cosas interesantes, donde somos nosotros. Supongo que me gusta la gente.

Para lo que necesitéis, aquí me tenéis.